dissabte, 25 de gener de 2014

La Sagrada Familia


Detalle puertas en bronze de la fachada de la pasión.
La puerta Central la constituye dos grandes puertas, cada una de las cuales tiene dos batientes cubiertos de arriba a bajo por diez mil letras esculpidas en relieve, reproduciendo fragmentos de la Passión del Evangelio de Mateo en la parte izquierda y del Evangelio de Juan en la parte derecha. El relieve de las letras destacan palabras o frases doradas como la pregunda «¿Qué es la verdad?», formulada por Pilato a Jesús ante su afirmación de que venía a «dar testimonio de la verdad».



Fachada de la pasion. 
Detalle central del nivel medio y nivel superior del ciclo escultórico.
El nivel medio representa el Calvario de Jesús y el nivel superior la muerte y entierro de Jesús.


Nave lateral izquierda, fachada de la Pasión.
El templo dispone de numerosas vidrieras en sus ventanales, de las que destacan las elaboradas por el vidriero catalán Joan Vila i Grau utilizando cristal de distintos colores para representar temas variados.


Vitrales fachada de la Pasión.


Crucero.
Columnas de dobre giro.
La columna de doble giro se inicia en la base con un polígono regular o estrellado de lados rectos o parabólicos, o con una combinación de polígonos que, a medida que la columna se eleva, se transforman en diferentes secciones cada vez con más vértices, hasta llegar al círculo en la cabeza superior.
Geométricamente, es la intersección de dos columnas helicoidales con la misma base, pero con giros contrarios. Todas las columnas ramificadas son de doble giro, pero con polígonos diferentes en la base. Con este tipo de columna, Gaudí consigue la continuidad de aristas y superficies entre una columna y las que tiene situadas encima o debajo.


El elipsoide es un sólido en el que todas las secciones planas son elipses. Por su forma elíptica, fue elegido por Gaudí para los nudos o capiteles que subdividen las columnas inferiores en ramas. Los diferentes nudos son el resultado maclar y sustraer elipsoides entre sí.


Crucero


Las columnas del interior tienen variada simbología: las cuatro del crucero van dedicadas a los evangelistas, las doce que rodean el crucero a los apóstoles (San Pedro y San Pablo al lado del altar), y el resto a los obispados continuadores de la obra apostólica: los de Cataluña (Barcelona, Tarragona, Lérida, Gerona, Vich, Urgel, Solsona, Tortosa y Perpiñán) en el crucero, del resto de España (Mallorca, Valencia, Zaragoza, Granada, Burgos, Sevilla, Valladolid, Toledo y Santiago) en la nave central y en las laterales los cinco continentes; cada columna lleva los santos patronos de cada diócesis.
¨


divendres, 3 de gener de 2014

Angoixa, el meu dia llueix bonic avui


Angoixa, hi ets cada dia en el  meu despertar, obro els ulls i tu dins meu, com dos amants abraçant-se en la nit més llarga, ofec, buscant respostes a la teva existència. Perquè? Quines són les meves pors? Fugisseres, no us localitzo. Aixeco la vista, el meu dia llueix bonic avui, et surto a buscar, perquè angoixa, no venceràs.


Angustia, mi día luce hermoso hoy



Angustia, estás cada día en mi despertar, abro los ojos y tu dentro de mí, como dos amantes abrazándose en la noche más larga, ahogo, buscando respuestas a tu existencia. ¿Por qué?  Cuáles son mis miedos? Huidizos, no os localizo. Levanto la vista, mi día luce hermoso hoy, te salgo a buscar, porqué angustia, no vencerás.